Mi primer mes en Playa del Carmen

Hola una vez más amigos,

Como ya os anuncié ayer a través de las redes sociales después de colgar el primero de los tres vídeos que se compondrá el coach a Rafa Granados, hoy me gustaría escribir una nueva entrada en el blog en la que haré un poco de balance sobre mi primer mes en México, en Playa del Carmen concretamente.

No he meditado mucho sobre el tema. Simplemente pensé que era buen momento para una entrada de estas características y me senté frente al teclado del ordenador, así mis conclusiones serán espontáneas y menos medidas al dedillo. Sin más, ahí voy.

maxresdefault
Llegué justo hoy hace un mes, el 14 de noviembre, un lunes, sin necesidad de ningún tipo de visado o similar. Lo único que necesité fue, como es lógico, mi pasaporte en vigor (digo esto por si alguno se plantea venir, que sepa que no hace falta mucho preparativo burocrático). Tengo permiso de seis meses como turista, pero según me han dicho, si me excediera en el tiempo, lo único que me acarrearía sería una multa económica de no demasiados pesos.

Casualmente, llegué justo al empezar la temporada alta en la zona donde me ubiqué, Playa del Carmen. ¿Qué significó esto? Bastante dificultad a la hora de encontrar un piso o apartamento para alquilar durante una larga temporada. Por hacer una comparación, sería como buscar un apartamento en julio/agosto en una zona muy turística de España. Es más difícil encontrar y por supuesto, mucho más caro. Es por ello que venía con parte del trabajo ya hecho, pues me había movido previamente desde Londres y amigos que ya estaban me echaron una mano para encontrar algo que estuviera bien. Gracias a él encontré un piso que estaba muy bien en una zona muy buena, y que cumplía todas las necesidades que tanto mi compañero como yo estábamos buscando (tres habitaciones, salón grande, terraza propia y bien situado).

Los primeros días a mi llegada, tuve que dormir en casa de un amigo hasta que nos entregaron las llaves del piso que habíamos alquilado, y una vez entramos en él, apreciamos que faltaban muchos pequeños detalles, detalles que se solucionaron, pero no precisamente rápido. Aquí el ritmo de vida es mucho más pausado, y eso fue una de las primeras cosas que aprendí a mi llegada. Tomad nota: si te dicen “Sí, mañana” es sinónimo de cinco días XD

En cualquier caso, una semana después de haber entrado al piso, me encontraba totalmente instalado y a la espera de que llegara mi compañero. Como os podréis imaginar, una de las primeras cosas de las que me tuve que ocupar fue de hacerme con una buena conexión a Internet, montar mi oficina, mi mesa de trabajo, mi silla, mi ordenador y hacer que el piso fuera funcional. ¡Misión cumplida!

El tema de la comida nunca ha sido un hándicap, como sí lo podría ser en Londres. Aquí comer fuera de casa es muy económico, y es fácil encontrar buenos restaurantes y buena comida, por lo que diría que la única comida que suelo hacer en casa es el desayuno. El resto, o salgo fuera o me lo traen a casa. Menos complicaciones. Por 4 o 5€, no necesito tener stock de comida ni cocinar, etc, y menos cuando ya te pasas buena parte del día en casa trabajando. Comer es también una excusa para salir y despejarse, que siempre viene bien y la dieta de aquí es muy buena. El otro día en una conversación que tuve, una chica lo describió muy bien: “La México es un punto de conexión entre Europa y América” (afirmación en términos generales) y estoy de acuerdo, aunque a mi particular modo de ver, la gastronomía puede hacerse un tanto repetitiva, pero bueno, supongo que comparar cualquier gastronomía del mundo con la española, debe ser complicado.

La conexión que he conseguido, ahora parece que va mejor, pero al principio me estuvo dando bastante problemas, sobre todo de micro-cortes, algo que como imaginaréis puede llegar a ser fatal para un jugador de póker. Si todo va bien, en una semana más o menos, me instalarán TelMex (lo que sería la equivalencia a Telefónica en España) que es una conexión mucho mejor que la que tengo ahora por lo que me cuentan (más fiable, por lo menos). Sobre todo, es en iPoker donde más sufro estos micro-cortes; en las demás no hay mucho problema, no he perdido ningún bote gordo ni nada parecido, pero más vale prevenir que curar.

Otra cosa que también me ha llevado unos cuantos días de adaptación es el tema del jet-lag. Me despertaba bastante a menudo por la noche, me costaba conciliar el sueño, notaba como por la mañana no me levantaba con sensación de haber descansado, y sí es cierto que esto me afectó al principio a mi adaptación. Sentía que al ponerme a grindar no estaba a gusto, y eso hacía a su vez que mis primeras sesiones fueran más cortas y de menor calidad de lo que es habitual en mí. Afortunadamente, a partir del 24-25 de noviembre me empecé a sentir mejor y eso se notó en mi concentración y en mis resultados.

A nivel cultura, la ciudad te ofrece muchíiiisimas cosas. El tema de la seguridad es un tema del que no me he preocupado en ningún momento. Cero. Seguridad máxima tanto donde vivo como si te vas a la zona más céntrica de Playa, no hay ningún tipo de problema.

Otra cosa que he podido comprobar en estas primeras semanas, es que la mano de obra es muy barata. Cuando hablo de “mano de obra” me refiero a cosas del tipo si necesitas un masajista para la espalda, si necesitas alguien que te ayude con la limpieza de la casa, si tienes un problema con la cerradura… Ese tipo de cosas. Hay mucha mano de obra al tratarse de una zona muy turística y es cualificada y barata.

En cuanto al ocio, la oferta es amplísima. Tienes todo tipo de ocio, tanto a nivel nocturno, a nivel deportivo o a la hora de conocer nuevos tipos de gente que se dedican a cosas completamente distintas a lo que tú haces, lo cual no es difícil. Por ejemplo, mañana me han ofrecido asistir a una charla de gente parecida a nosotros, es decir, gente nómada, que trabaja por Internet y que va cambiando de país, un poco como la mayoría de los grinders. No sé si asistiré, pero siempre está bien poder tener acceso a este tipo de planes y poder compartir este tipo de experiencias con gente de otros países y otras culturas.

Si por el contrario, te apetece más disfrutar la noche, también hay una amplia oferta de ocio nocturno, aunque a mí personalmente, ya no me apetece reventar la noche como cuando tenía 22 o 23 años, pero si quieres, puedes. Y si quieres, lo que también es muy sencillo, y me lo estoy llegando a plantear, es apuntarte a clases de baile, pues hay mucha cultura de baile en la mayoría de locales de música de la ciudad.

A lo que sí me he apuntado es a clases de padel y me he comprado una bici, para poder ir a la playa dando una vuelta en cualquier momento que me apetezca desconectar.

Actividades para hacer, hay muchísimas, pero ahora lo que también quiero ver a título personal es cómo administro y gestiono mi tiempo. En esta época del año, las mesas están bastante bien, y tengo bastante volumen de trabajo con mis coachs, atender a los alumnos y dedicarle un ratito a la semana a todos los temas de blogs, vídeos, etc. Así que veré si me organizo bien, y si lo hago, iré incorporando más actividades a mi agenda, quién sabe si el baile será una de las primeras.

Por ahora, todo lo que aquí os he contado, lo he hecho solo. Mi compañero de piso llegará en pocos días, así que imagino que cuando él esté por aquí, también tendré un poco más de aliciente en casa a la hora de comentar manos de póker, situaciones, anécdotas, etc. Supongo que el hecho de que él también esté por aquí, me ayudará a concentrarme, pues siempre es más cómodo grindar cuando lo haces en compañía y hacer los descansos juntos, etc.

También cuando él esté por aquí, imagino que exploraremos un poco más el país, haremos algunas excusiones que ya me han recomendado y para las cuales le estoy esperando.

Más o menos, así está el patio un mes después de mi llegada. Tal vez me haya enrollado un poco, pero me apetecía tocar más o menos todos los palos y explicar en primera persona mi experiencia de estas primeras semanas.  Las expectativas eran muy altas, pues me habían hablado muy bien de esto y de cómo se vivía aquí, pero lo cierto es que la realidad ha superado con creces a lo que esperaba encontrarme, así que si alguien todavía se lo está preguntando, la respuesta es clara: 100% recomendado vivir aquí.

Por ahora, nada más. Os sigo contando más cositas por los distintos canales: Twitter, Facebook, Youtube o mi Blog.

 

Un abrazo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s