¿Qué alumnos tienen éxito y por qué?

Hola de nuevo amigos,

Como ya sabréis a los que me seguís por distintas redes sociales (Twitter y Facebook principalmente) en los últimos días le he quitado un poco el polvo a mi canal de Youtube que tenía algo abandonado en las últimas fechas.

Colgué un vídeo el otro día titulado “Raise en el river (I)”, y ya he grabado otro más con el coach que Rafa Granados ganó en el sorteo de mis 1.000 primeros followers y el lanzamiento de la web personal. Lo iréis viendo próximamente en tres entregas distintas.

Mientras tanto, me apetecía escribir una nueva entrada en el blog, esta vez menos técnica, para comentar un aspecto del coach que me parece interesante exponer desde la experiencia que he adquirido en los últimos años. El tema es: ¿Qué alumnos tienen éxito y por qué?

Al formularnos esta pregunta en el caso de mis alumnos particulares, lo primero que cabe mencionar es que con todos ellos trabajo cuatro o cinco spots, y a todos ellos les explico todo lo que sé sobre esos spots. En unos casos incidiré más en unas cosas o en otras, pero al final, las diferencias que existen entre los que tienen éxito y los que no tienen éxito son las siguientes:

1.- Jugadores con ganas de aprender y dejarse aconsejar.

2.- Jugadores que preguntan y quieren entender el por qué de esas líneas diferentes a lo que estaban haciendo hasta ese momento.

3.- Jugadores muy currantes, los cuales se toman con empeño y responsabilidad todas las tareas que les pongo fuera de las mesas, como ejercicios de morfologías preflop, morfologías en el flop… Básicamente les hago pensar mucho, trabajar mucho y que me dejen llevar a mí el ritmo. ¿Por qué es especialmente importante esto último? Porque dada mi experiencia como coach adquirida durante estos años, sé cuál es el ritmo de aprendizaje, cuándo el jugador ha entendido el concepto y lo está aplicando correctamente para saltar al siguiente, etc.

img_4373

En muchos casos, jugadores que han comenzado un coach conmigo de “x” horas, han intentado poner ellos el ritmo para intentar obtener el máximo de información posible en el menor tiempo posible (maximizar el tiempo), pero al final los resultados no son los esperados.

Dicho esto, y resumiendo un poco lo comentado anteriormente, diríamos que el ritmo de trabajo es el siguiente:

Trabajar por spots, de forma teórica al principio, para ir afianzando conceptos preflop. Una vez tenemos una buena construcción de morfologías preflop –mis alumnos insisten mucho en lo importantes que son éstas cuando se ha profundizado en ellas- para tener una buena planificación de manos, para poder evaluar in situ, durante el transcurso de la mano, en base al plan elaborado previamente.

A partir de ahí, los alumnos ven que con mi análisis de manos en su replayer, van viendo cómo mis rangos se van jugando “automáticos”, apoyándome en la secuencia de lo que está pasando, qué tipo de board es y en el HUD.

Los jugadores que tienen éxito son aquellos que se dejan aconsejar, confían en mí, confían en el ritmo que pretendo imprimir al coach, no me meten prisa en saltar temas sino que soy yo el que una vez te veo preparado, doy el paso al siguiente topic y son jugadores sobre todo, muy muy currantes. Currantes significa que le dedican muchas horas al estudio, que re visionan el vídeo de la sesión de coach varias veces, me preguntan miles de cosas, que anotan sus dudas para después solucionarlas, en definitiva, que convierten el coach y el póker en su obsesión con una prioridad muy alta en su vida.

Yo, a la postre, estoy enseñando lo mismo a todos los jugadores, pero siempre ordenando la información en función de las necesidades de cada caso. Por lo tanto, la diferencia entre los que al finalizar el coach tiene o no tienen éxito, radica no tanto en el talento innato de cada uno de ellos, sino en el nivel de compromiso, esfuerzo y sacrificio que cada uno de ellos está dispuesto a tener.

Mi recomendación para aquellos que se estén planteando contratar un coach, ya sea un coach individual, grupal, por “deal”, o cualquier tipo de coach, primero que se haga esta pregunta: “¿Lo voy a dar todo?”. Si la respuesta es afirmativa, lo que recomiendo es confiar en el profesor (el cual goce de buena reputación en la comunidad y tenga resultados contrastados), en su método y trabajar muy duro. No dejar de preguntarlo todo, rebatirlo todo y hacer todos los ejercicios.

Por mi experiencia, transcurridas las dos-tres primeras horas del coach, ya sé si el jugador en cuestión va a tener mucho éxito o no, por una cuestión de predisposición y actitud, ya que se supone que los jugadores que llegan a jugar niveles medios de forma regular, ya tienen cierto talento innato, pero la diferencia entre los que progresan y los que no lo hacen, difiere principalmente en el esfuerzo que cada uno le pone a la hora de aprender e intentar mejorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s